setiembre 09, 2011

Los logros de la investigación paranormal

"Sacando cuentas no me alcanza con la vida", decía una vieja canción del genial Sergio Esquivel. Y es que de cuando en cuando vale la pena sacar cuentas y hacer un resumen sumatorio de los logros obtenidos por alguna disciplina hasta el momento. Por ejemplo, la ingeniería aeronáutica partió de las observaciones históricas sobre el vuelo, como las de Leonardo Da Vinci, se consolidó con los trabajos, entre otros, de un rico heredero diletante de la ciencia (Alberto Santos Dumont) y dos mecánicos de bicicletas (los hermanos Wilbur y Orville Wright) y hoy mueve a millones de personas diariamente por todo el mundo con una asombrosa seguridad. No está mal.

La llamada "investigación paranormal" tiene ya algunos años de trabajo serio. Y por trabajo serio me refiero al intento de científicos más o menos rigurosos que pretenden desentrañar los que, dicen, son algunos misterios que ameritan atención, aunque también tiene muchísimos años de trabajo chapucero, mal hecho e insostenible pero que entusiasma muchísimo a los "aficionados al misterio". Quizá comenzó con Michel Faraday, cuando en 1853 publicó una carta en The Times en Londres explicando un dispositivo que le permitió demostrar que las "mesas bailarinas" no eran movidas por espíritus, sino por quienes les ponían las manos encima, ya fuera voluntariamente o mediante el efecto ideomotor. Más o menos por entonces, Michel Chevreul hizo experimentos sobre péndulos adivinatorios, zahorismo (encontrar agua con una varita) y mesas bailarinas demostrando que no había "fuerzas externas" misteriosas y asombrosas, sino movimientos inconscientes. Otros consideran que la investigación paranormal comenzó en 1882 con la fundación de la Sociedad para la Investigación Psíquica en Londres, por varios científicos.

Sin importar cuándo haya comenzado con precisión, y sin siquiera tratar de definir qué es "lo paranormal", pues ningún autoproclamado "experto en lo paranormal" ha podido explicar nunca qué diferencia a un hecho "normal" de uno "paranormal", nos quedaremos con algunas disciplinas que están dentro de ese gran saco llamado "lo paranormal".

Espiritismo
El principio de la paranormalidad moderna está en las mesas bailarinas y los distintos médiums que decían comunicarse con los muertos. El objetivo del estudio del espiritismo es, por supuesto demostrar que cuando las personas mueren su personalidad sobrevive de algún modo no físico pero pueden comunicarse con los vivos mediante medios físicos (visuales, auditivos, moviendo cosas, en fin, una asombrosa variedad de actividades). Ya si demostraran eso, podrían tratar de descubrir cómo se llevan a cabo esas asombrosas comunicaciones.

Desde los primeros estudios en médiums a mediados del siglo XIX hasta hoy, el espiritismo nos ha dejado los siguientes conocimientos sobre el tema, pruebas de la comunicación con muertos, demostraciones de la supervivencia de la personalidad, hipótesis verificadas y logros reproducibles:


Percepción extrasensorial (PES)
La "percepción extrasensorial", PES (o ESP por sus siglas en inglés, que a muchos les entusiasman enormemente) es un concepto que engloba la telepatía, la precognición, la visión o audición a distancia y la telekinesis, y que fue estudiado a fondo desde 1920 aunque su más famoso científico haya sido J.B. Rhine, que en la década de 1930 hizo experimentos en la Universidad de Duke en Estados Unidos que entusiasmaron mucho a los creyentes, aunque después nadie haya podido obtener resultados similares y la revisión de sus experimentos ha demostrado poco rigor metodológico y malas matemáticas en la interpretación de los resultados.

Más allá de demostraciones de cabaret como las de Uri Geller y trucos de ilusionismo asombrosos, el estudio de la PES nos ha dejado los siguientes conocimientos sobre el tema, pruebas de la existencia de telepatía, precognición, etc.; demostraciones de la percepción extrasensorial, hipótesis verificadas y logros reproducibles:


Criptozoología
La criptozoología es uno de los más divertidos espacios de la paranormalidad, porque se dedica al estudio de animales cuya existencia no ha sido probada y a los que llama "críptidos". Por supuesto, estudiar un animal que no se ha demostrado que exista es un poco raro, pero según los criptozoólogos, el mundo está lleno de animales que la ciencia desconoce. Y no se refieren, digamos, a las especies que los biólogos creen que hay además de las más de un millón setecientas mil ya descritas. Los biólogos dicen que debe haber entre 5 y 30 millones de especies de seres vivos en nuestro planeta, pero lo que entusiasma a los criptozoólogos son más bien los seres de leyenda, como el pie grande o bigfoot, el yeti, el monstruo del lago Ness, el hombre polilla, el chupacabras o el mokèlé-mbèmbé un supuesto dinosaurio que vive en el Congo.

Desde la década de 1950 en la que nació, la criptozoología y sus entusiastas practicantes han probado la existencia de la siguiente asombrosa cantidad de críptidos:


Ufología
Desde que en 1947 Kenneth Arnold describió haber visto unos objetos en forma de bumerán (o búmeran) que se movían como platillos lanzados sobre la superficie del agua (y que un reportero inepto convirtió en "platillos volantes", a partir de lo cual los objetos que la gente veía pasaron a ser circulares en su vasta mayoría), muchísimas personas se han dedicado al estudio de la ufología, del inglés UFO que son las siglas de objeto volador no identificado (en América Latina se habla también de ovnilogía), con objeto de estudiar esos avistamientos, generalmente bajo la creencia de que son naves extraterrestres tripuladas por seres inteligentes que nos visitan para algo.

Desde entonces, la ufología ha descubierto la siguiente cantidad de fenómenos aéreos no alienígenas que causan los avistamientos, además de recopilar los siguientes conocimientos sobre el tema, esta cantidad de pruebas de la existencia de los alienígenas, de sus visitas y de sus civilizaciones maravillosas, los contactos con seres humanos, demostraciones del funcionamiento de sus naves que desafían las leyes del universo, y logros reproducibles:


Podríamos seguir con la astroarqueología de Erich Von Däniken, las historias del "triángulo de las Bermudas", diversas formas de la adivinación como el tarot, los logros (inexistentes) de gurús como Osho® o Jodorowsky, pseudomedicinas o muchos otros asuntos que en este blog hemos lavado, secado y planchado con primor y dedicación durante más de siete años, pero la idea es más o menos ésa: que en todos los años de venta del misterio, de investigaciones serias o no, de toneladas de libros vendidos a cambio de dinero bueno y duramente ganado, de programas de radio cansinos, de programas de televisión que transfunden dinero público a las arcas de unos encantadores de serpientes, de sesiones de videncia y mediumnidad, y de miles de actividades adicionales de esquilma del prójimo, el mundo de "lo paranormal" no le ha servido a la humanidad para nada. Para absolutamente nada.

Por supuesto, el truco de ellos es que usted no se entere, y el truco nuestro debería ser precisamente el difundir que de todo eso que nos han contado, tan emocionante y maravilloso que sería, a la hora de sacar cuentas el resultado es, simplemente,