abril 26, 2006

El circo de José Antonio Fortea Cucurull

Había yo escrito buena parte de una entrada sobre el megashow del reverendo José Antonio Fortea Cucurull, en especial sobre su "exorcismo" de una joven adolescente. Documenté claramente cómo las funciones de este espectáculo lamentable habían tenido público al menos en otras dos ocasiones en 2002, con periodistas de El Mundo y de La Razón (nombre paradójico si los hay) e hice una crítica del "exorcismo" que se nos alimentó.

José Antonio Fortea Cucurull, exorcista
franquista y homófobo.
(foto D.P. via Wikimedia Commons)
Pero un problema con una página a la que accedí hizo que se cayera mi navegador y se perdiera buena parte de ese trabajo que no tengo tiempo de rescatar de momento. Busque usted en Google "fortea exorcismo marta" y encontrará los artículos que reseñan las funciones, todas iguales, con el mismo guión. Las críticas a la emisión, para hoy, ya las han hecho muchos otros blogueros y comentaristas, y para todos ha sido claro que es muy sospechoso que la "poseída" nunca convulsione tanto como para salirse de la colchonetita que le ponen para protegerla o que nunca arañe a la madre cuando la amenaza con las garras, y que es obvio que actúa como los poseídos del cine de Hollywood (incluida la imitación de la voz de la actriz que tuvo a su cargo doblar a Linda Blair al español ibérico). Nada de esto significa que la chica no tenga un problema psiquiátrico, obviamente, que rodeada de dos esperpentos como los que llevaban a cabo la sesión exorcizadora, cualquiera de nosotros perdería la chaveta.

Quizás la única ironía de la emisión que no se ha notado fue la calurosa felicitación del pájaro de cuenta Pedro Amorós Sogorb a El Mundo por el reportaje en cuestión, para lo cual se necesita tener una cara dura de Bélmez considerando que el mentirosísimo Pedro Amorós tiene demandado a El Mundo y a su director, Pedro J. Ramírez. Vaya tío convenenciero y poco ético, pensaría uno.

Así que lea usted a los demás críticos, que yo me limitaré a la semblanza del singular José Antonio Fortea Cucurull.

Parece claro que los medios necesitan otra vertiente del ocultismo para seguir gastando tiempo de manera inservible (pero atractiva para un público poco educado gracias a los mismos medios, entre otros corresponsables), y a últimas fechas, vaya usted a saber por qué, lo de los fantasmas y las caritas pintadas en el piso ha perdido mucho cartel. La opción, pues, ha sido acudir al más malo de todos los malos... al Maligno en persona (iba a decir en carne y hueso, pero no...), a Satán, el demonio, el diablo himself, con todos ustedes, señores y señoras, niños y niñas de todas las edades, amigos y amigas, the one and only, el príncipe de las tinieblas y rey del mambo: ¡Luuuuucifer..!

Como el único preternaturalismo vendible admitido por la dominante religiosa cristiana es el del ángel caído en alguna de sus advocaciones, Mefistófeles, pues, se tocan las creencias y el interés de la mayoría que se define como católica. La eficacia del soberano de los infiernos en asuntos mercadotécnicos es absolutamente innegable, baste recordar lo que hizo El Exorcista por la iglesia y por los ocultistas hace treinta y tres años (mira tú, la edad de Jesús al morir según la iglesia), o fijarnos en el estigma que ha perseguido a los Rolling Stones por su canción Sympathy for the devil, abominada por todos los que no saben inglés y no conocen la letra de la canción, que no es precisamente una apología luciferina, pero vaya usted y convénzalos mientras que yo caliento motores para ir a Valladolid ver en vivo a sus ancianas y no tan satánicas majestades este verano.

En los programas habituales de la asombropatía, el diablo ha tenido a últimas fechas más presencia que los parásitos naturales de los medios como Isabel Pantoja, lo que es decir mucho. Hasta Íker Jiménez ha dado espacio a los exorcismos de rigor, quizá tratando de olvidar a tres niñas que le causaron unos dolores de cabeza que siguen y siguen.

Por ello, Antena 3 se lanzó de cabeza con el exorcismo en el que pelearon diez rounds, en esta esquina, Satanás Lucifer del Demonio "El Maligno" y, en esta otra, el reverendo José Antonio Fortea Cucurull "El Exorcista de Villabilla", quien además estuvo presente para echar su rollo (en una participación que debe ser como la número dos mil quinientos que tiene este hombre, repetidamente descrito como "tímido", en la televisión).

Basta que usted crea que el diablo existe, pero que en lugar de ocuparse de cometer sus fechorías en la Casa Blanca o en los alrededores de Osama Bin Laden, José María Aznar, Pinochet o Silvio Berlusconi tiene el hobby de perder el tiempo "poseyendo" a personas más bien inocentes, y que crea además que el diablo habla latín o que antes de que hubiera crucifijos era invencible, y que crea también que el exorcismo de verdad afecta a un diablo de verdad, y que crea que un personaje tan estrafalario, extravagante y retrógrado como Fortea Cucurull puede horrorizar a un ente demoníaco certificado, y entonces está debidamente adobado para creerle todo a este personaje singular como el reverendo José Antonio Fortea Cucurull y comprarle ideas, miedos (los ofrece a carretadas) y otros productos.

El problema es que hay muy buenos motivos, incluso para los creyentes católicos, para dudar de todo el tinglado del diablo, las posesiones demoníacas y los exorcismos, (ya me lo decía un sacerdote mexicano medio rojo cuyo nombre no pienso dar, que suficientes líos tiene). Hay postura filosóficas muy válidas como la que duda que un dios omnibenevolente permita que sus creaciones más amadas sean víctimas de un espíritu maléfico, hay dudas teológicas, comentarios bíblicos y demás motivos entre los creyentes y entre los no creyentes.

Pero uno de los mejores motivos es observar que "la lucha contra el mal" se vuelve un espectáculo circense encabezado por un personaje como José Antonio Fortea Cucurull, pensador premedieval, defensor del fascismo y destacado negociante de la diablología que tiene su pagina Web oficial donde muestra sus fotos tomadas con luz desde abajo para verse más imponente (viejo truco fotográfico), se da bombo hasta el delirio, defiende a los grafiteros (al menos algo bueno se puede decir de él, que defiende a los grafiteros) y vende, cual Íker Jiménez con sotana, sus libros de diablología, sus profecías sobre el anticristo, sus varias novelas (una sobre ETA y la iglesia que ha probado estar más desencaminada que El Código Da Vinci, aunque a él no le zumba el Vaticano como le zumbó a Dan Brown) y sus abundantísimas cogitaciones sobre demonología y exorcistología, todo ello a precios nada cristianos y con costes de envío que hacen suponer que cuando menos el mensajero encargado de llevárnoslos a la puerta será el arcángel Gabriel de manera instantánea al recibirse la transferencia bancaria, y haciendo sonar la trompeta, ojo.

El padre Fortea Cucurull se dedica, pues, a sacar del diablo fama y fortuna, cosa que, si la memoria no me falla, no es precisamente un dechado de virtud cristiana.

Pero el mediático y empresarial padre Fortea Cucurull tiene además otra página Web, ésta en Estados Unidos y en varios idiomas, dedicada a explicarle a la gente qué es eso de la posesión diabólica y por qué debe llamar a un exorcista a toda velocidad a la menor provocación.

Cito al reverendo Fortea Cucurull: Lo más característico de la posesión es que tras participar en un rito esotérico la persona sufra trances en los que emerge una segunda personalidad maligna.

Aquí hay ya dudas razonables hasta para un buen católico devoto, ya no digamos para alguien que cree pero sin cerrar los ojos, o para algún hereje ateo y descreído excomulgado por un cura que, por cierto, reveló en esa ocasión una "segunda personalidad maligna" potentísima.

"Rito esotérico" es casi cualquier cosa que a uno se le pueda ocurrir, pero en el contexto occidental opulento de nuestro reverendo capitán de empresa generalmente quiere decir: "sesión de ouija", "sesión espiritista" o "rito satánico" (y éste último suele implicar cosas como la música de AC/DC o cosas peores). (En la visión de Fortea, como veremos, los ritos satánicos pueden implicar cosas como votar por Izquierda Unida).

Ahora, la "segunda personalidad maligna" también es asunto de la subjetividad del exorcista y, suponemos, de su necesidad de tener con quién hacer un programa para la televisión.

Evidentemente, las posibilidades siquiátricas de un caso que pudiera encuadrarse en el diagnóstico "aquí te pillo aquí te mato" de Fortea Cucurull son enormes. Cualquiera puede plantearse el caso de un adolescente impresionable con rasgos sicóticos que sufra un brote después de una sesión de ouija en la que crea sinceramente, para lo cual no hace falta que la ouija tenga ningún poder especial (que no lo tiene, como ya hemos relatado). Un brote sicótico no es nada agradable, porque precisamente implica una alteración profunda en la personalidad. Pero antes de que el siquiatra pueda llegar con algo de haloperidol y una experiencia correcta en el trato de este desorden (con lo poco que se sabe ya de la sicosis), el reverendo Fortea Cucurull plantea que se interponga un sacerdote dispuesto a un exorcismo, si posible ante las cámaras.

Caramba.

En esta web estadounidense, Fortea Cucurull echa mano de la demonología para explicar por igual supuestos poltergeists, la eficacia de los embrujos, encantamientos, hechizos, trabajitos y males de ojo (vamos, un hombre de su tiempo, si su tiempo es el siglo XIII); y, para no perder el tiempo, cualquier cosa. Nos dice desfachatadamente: Es cierto que ha habido casos en que determinadas visiones, pesadillas interminables, problemas aparentemente psicológicos y otras cosas, han probado tener una conexión con la acción del demonio.

¿Han PROBADO tener una conexión con la acción del demonio, padre Fortea Cucurull?

Pues eso dice. No aporta las pruebas, claro, pero quién va a desconfiar de un reverendo teólogo exorcista que sale en televisión (con frecuencia) y que tiene incluso su manager (según me cuentan fuentes generalmente bien informadas) en Francia para organizar la apretada agenda de entrevistas, conferencias, programas de radio y TV y exorcismos públicos de este sacerdote "tan tímido".

¿Fantasmas? Por supuesto que también están en el maletín de horrores de Fortea Cucurull: Los fantasmas son apariciones de personas que están en el purgatorio.

Así, sin más. Queda explicado. Consummatum est y venga la cena.

¿Pero Benedicto XVI no iba a abolir el purgatorio? ¿Y entonces de dónde vienen los fantasmas en los que cree -o le conviene creer- el padre Fortea Cucurull?

Ya nos enteraremos.

Pero, por supuesto, no todos los males son culpa de Belcebú, claro. Lo malo es que Fortea Cucurull sugiere que más bien son culpa de Dios, lo que es pesadito hasta para un descreído como yo que de todos modos procede de una fervorosa familia católica y militó en el rebaño hasta bien entrada la adolescencia: Aunque usted esté completamente convencido de que el demonio o fuerzas ocultas están provocando continuas desgracias en su vida, ha de saber que el mal que le ha sucedido forma parte de la prueba que es la vida.

Heavy, ¿no?

En la página, finalmente, usted puede disfrutar una selección en MP3 de los Cientoytantos Principales de los sermones del padre Fortea sobre el diablo y el exorcismo, y puede constatar que en todos lleva agua a su molino.

Más notoriamente, la claridad y simplicidad de las respuestas ready-made de Fortea Cucurull a todas las preguntas anteriores desaparece cuando toca el tema de la siquiatría, para lo cual nos refiere a una página de contenido abigarrado, que igual tiene artículos que no se refieren para nada a la posesión que son delirios de psiquiatras que son, ante todo, creyentes religiosos, artículos de opinión y en fin, todo lo que no establece claramente cómo diferenciar un asunto siquiátrico de una diablura.

Tal es el mundo y los demonios del sacerdote Fortea Cucurull, tal es su interés en que el asunto exorcizador siga a todo tren, cosa nada rara en un hombre de la iglesia con un pensamiento claramente preconciliar. Y no nos referimos a un pensamiento anterior al Concilio Vaticano II (ya casi inexistente), sino a un pensamiento anterior incluso al Concilio de Trento (1545-1564).

En "Sermonario", otro sitio Web de este cibernético de las cavernas se nos ofrecen algunos pocos cientos de los pensamientos (por llamarles de algún modo) del reverendo José Antonio Fortea Cucurull. Y el reverendo sabe de todo:

¿Transexuales? Pensar que uno pertenece a otro sexo es "una pequeñísima idea que se nos mete en la cabeza" que es más fácil que cambiar todo el cuerpo. Los transexuales deben adecuar "su pensar" a la realidad. Si se les encauza a la fe, a la vida en Jesús, a descubrir el plan que Dios tiene sobre nosotros", acabarían "comprendiendo y no fomentando lo que es erróneo".

¿El terrorismo que llama "musulmán" y no sólo integrista? De nuevo Fortea Cucurull le echa la culpa a dios (al que mucho hay que temer si la descripción que nos ofrece el exorcista es correcta): "Es como si el señor dijera: ¿Véis? Habéis seguido un mal camino, habéis abandonado los mandamientos, no oráis pidiendo al señor que os proteja, pues váis a ver lo que sucede en el mundo si yo dejo de evitar ciertas cosas. Quien dice eso puede ser el asunto de la gripe aviar, que puede traer unas consecuencias muy graves. Y como eso muchísimas otras cosas. Muchas cosas podrían suceder, pero Dios como buen padre dice: No, las voy a evitar".

¿La manifestación contra la ley de educación? Importantísima, y si la manifestación falla, "habremos perdido, los católicos, todos los colegios religiosos del país". (Falló, no perdieron los colegios y no se acabó el mundo.)

¿La pornografía? Creará una sociedad "pervertida" que, ni más ni menos, "no nos dejará seguir predicando normalmente. Nos pondrá todas las trabas y finalmente lo impedirá. Es sólo una cuestión de tiempo"? De eso sabe mucho (dice) Fortea Cucurull.

¿Inteligencia artificial? Fortea Cucurull sabe que el hombre no puede dar el raciocinio a las máquinas, que la inteligencia artificial es imposible (y uno sospecha que la natural tampoco abunda mucho en las inmediaciones).

¿Guerra civil española? Tuvo mártires, claro que sí, pero todos murieron por la fe (de donde se sigue que el fascismo no mató a nadie, que son buenos chicos). ¿Qué fue la guerra ésa? "Ese momento en que lucharon con todas sus armas el comunismo, el marxismo más feroz, totalitario, antirreligioso, frente a todas las demás fuerzas de la sociedad"... y se queda tan ancho, omitiendo el asunto ése de las elecciones y una república legítima, y faltando sólo el vídeo para comprobar si la mano se le dispara hacia arriba como la del doctor Strangelove, el doctor Insólito, encarnado por Peter Sellers en la película de Kubrick (Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, con diversas traducciones según el país).

¿Galileo? "Era un científico desconocido al que se le pidió que no enseñara que la Tierra daba vueltas alrededor del sol hasta quelos teólogos vieran si en esa teoría científica había alguna incompatibilidad con algún versículo de la Biblia". Como desobedeció y enseñó eso, pues lo procesaron, lo que estuvo mal, vale, pero era un desagradecido que le faltó al respeto a los cardenales, que lo trataban muy bien.

¿El preservativo? Sin él, habrá desastres y catástrofes porque viola los planes y la ley de dios. Sermón fácil porque la palabra "Sida" está ausente del mismo.

Pero pase y vea usted por sí mismo, en sus abundosas páginas, lo que dice, piensa y vende el protagonista del exorcismo repetido vaya usted a saber cuántas veces a una chica que es, o víctima de este salvaje o parte del elenco de este circo ambulante que bien podría llamarse "La promoción del miedo y la exaltación de un cavernario encantado de haberse conocido".

Un nuevo momento de gloria para los medios, no cabe duda.

abril 19, 2006

¿Charlatanilandia en bancarrota?

El soplaflautas mayor Erich Von Däniken es un hotelero defraudador y desfalcador convicto que algunos ingenuos creen que sabe algo de arqueología por su afición al turismo fantasioso y a escribir tonterías que sustenta con falsificaciones de objetos supuestamente maravillosos. Esto le ha permitido vender 65 millones de libros y vivir sin trabajar desde que salió de la cárcel en 1971.

Obviamente, los que escriben libros misteriosos (porque se refieren a supuestos misterios y porque es un misterio cómo escriben tales libros sin que se les caiga la cara de vergüenza) consideran a Erich Von Däniken el modelo a emular, el jefe de jefes, el Pluma Blanca de la chapuza, el Gran Maestre de la impostura, el Mesías del engaño que todos quieren ser, empezando por Juan José Benítez y terminando con el bobo de guardia del ocultismo español, Bruno Cardeñosa, que insiste en decir mentiras sobre las civilizaciones prehispánicas mexicanas pensando que, después de todo, a Von Däniken le funcionó la falsedad de que la lápida del rey Pakal mostraba "a un ser en una nave espacial", conclusión a la que llegó por pura ocurrencia y, claro, sin saber ni la décima parte de un carajo partido por la mitad de historia maya, de lengua maya, de ideografía maya, de simbología maya ni nada por el estilo.

Aquí ya hemos dado cuenta del Sistema Von Däniken que aplican los Íker Jiménez y los Javier Sierra de este sufrido mundo, y no lo repetiremos.

Lo importante es que Erich Von Däniken sintió un día que lo poseía el fantasma de Walt Disney y decidió que sus peregrinas ocurrencias (él las llama "teorías", no olvidemos que los engañabobos creen que "teoría" es cualquier babosada que se les ocurra en sus fantasías una noche de copas, una noche loca) merecían ser inmortalizadas en un parque temático al que llamó pomposamente Mystery Park, "El parque del misterio".

(La verdad es que el nombrecito se las trae, porque si Von Däniken, como asegura, ha desvelado los grandes misterios de la antigüedad, pues ya no son misterios... mientras que si lo siguen siendo es porque los 65 millones de ejemplares de los 26 libros que ha cometido en realidad no sirven ni como papel higiénico porque no explican nada. Pero claro, estamos siendo lógicos, y la lógica está peleadísima con los vendedores de maravillas falsas.)

Como fuere, el parque que se construyó Von Däniken en Interlaken, Suiza, con dinero de otros (¡sorpresa!) ofrece al visitante un recorrido por todas las estupideces de Erich Von Däniken, incluidas referencias tan interesantes como las que hace a ciertos "textos prehistóricos" que son, sin duda, misteriosísisisisisisimos.

("Textos prehistóricos"... joder.)

Sus pabellones incluyen uno sobre Nazca, otro sobre Stonehenge, el inevitable de las pirámides y otros, en medio de los cuales se alza un pabellón central esférico llamado "Panorama Kugel" en el cual se exhibe lo más importante, claro, las obras de Von Däniken.

En el parque, dicen los cínicos, puede uno ver reproducciones de los artefactos falsificados por Von Däniken para vender su cuento (falsificación que admitió ya desde 1978 al programa NOVA de la cadena de televisión por cable PBS, sin que ello le granjeara ningún reclamo de la comunidad asombrológica profesional), y enterarse de las muchas mentiras fantasiosas que ha producido el hábil comerciante suizo, pero presentadas como si fueran hechos científicos serios. Es decir, lo pueden engañar a cambio de 32 euros, que es el escandalosísimo precio de entrada a este negocito, y le permiten oportunidades únicas y esplendorosas como comprar la edición de los 6 DVD de Von Däniken por sólo 120 euros.

Numerosas empresas que no tienen idea copatrocinan el parque, entre ellas, para su vergüenza, Sony, Coca-Cola, Fujitsu Siemens y Swisscomm, además de la compañía federal de trenes de Suiza. Pero esto no quiere decir que nadie haya levantado la voz ante este engaño concertado e irresponsable. El que mejor lo ha dicho es Antoine Wasserfallen, de la Academia Suiza de Ciencias Técnicas, que declaró al diario suizo Le Temps que el parque de Von Däniken era un Chernobyl cultural. Igualmente lo ha hecho el canal de noticias de la televisión pública suiza SRG SSR idée suisse.

Pero como la lógica en este mundo tiene poco qué hacer si se le opone al dinero, el parque ha seguido prestando "servicios" a sus visitantes.

Y es el dinero el que hoy le duele al parque, porque el público es el que ha hablado con la cartera... esencialmente cerrándola. El parque de Von Daniken, informa Reuters el 11 de abril, no ha atraído visitantes suficientes y necesita la friolera de 3 millones de euros en duro y frío efectivo para seguir abierto.

Y esos tres millonucos de euros no van a salir de la cartera del Embustero Mayor, eso es evidente.

Si un tribunal suizo no protege a la empresa contra sus acreedores (con lo que se cierra el ciclo iniciado cuando por dinero Von Däniken gozó de sus vacaciones en la trena, en cana o en el bote), el parque se verá forzado a cerrar.

Los extraterrestres, al parecer, tan interesados en los seres humanos que les enseñaron a apilar piedras (logro para el cual obviamente se necesitaba tecnología transgaláctica), no parecen tampoco interesados en salvar la última ocurrencia del soplapitos de los dioses.

Y la gente, el público, los consumidores cuya ingenuidad pretendía explotar el falsario suizo, dio muestras de inteligencia. Vaya, que una cosa es comprar un libraco para leer camamas y otra muy distinta trasladarse a Suiza para darle a Von Däniken 32 euros.

Desde aquí, un reconocimiento a todos los que no han ido ni tienen previsto ir al Mystery Park del máximo millonario de la denigración racista y la misteriología falsificada.

(Ahora falta ver si la misma suerte tiene el "Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez®", megaproyectazo de "los caras" María Rodríguez, alcaldesa del muy sufrido pueblo de Bélmez de la Moraleda, y Pedro Amorós Sogorb, sedicente presidente de algo que él llama SEIP, y que se alzaba como la promesa de una versión casposa del parque de Von Däniken.)

abril 12, 2006

Los expedientes Occam

Desde el 1º de marzo, el autor de este blog escribe la página de ciencia y tecnología en el suplemento Territorios del diario El Correo, con el tremendo desafío de seguir los pasos de Javier Armentia, quien se ocupó de ese espacio durante largo tiempo dejando artículos de divulgación verdaderamente memorables.

Mis artículos en ese diario se irán publicando en un nuevo blog, llamado Los expedientes Occam, como homenaje a Guillermo de Occam, que queda hoy oficialmente inaugurado. En los próximos días me pondré al día con los artículos ya publicados, y en lo sucesivo el blog se actualizará los lunes con el artículo aparecido la semana anterior.

abril 07, 2006

Concurso de diseño ratoncitoperezológico

Este blog tiene el inmenso gusto de convocar, con fecha de hoy, al Primer Concurso Intergaláctico y Transdimensional Casi sin Premio de Artes Plásticas, Especialidad Diseño de Personaje.

Este weblog, blog o bitácora Web, conocido (poco) por la cantidad de odio que concita entre los mercaderes de misterios de saldo y por los ríos de bilis que ha liberado en el plácido mundo del embuste con taxímetro, convoca a todos los dibujantes, diseñadores, pintores, trazadores, modeladores 3-D, tatuadores, garabateros, grabadores, caricaturistas y practicantes de cualquier otra especialidad del diseño físico o computarizado para que desarrollen y, posteriormente, realicen un personaje concebido como una visión moderna, turbo, remasterizada, ciberpunketa y no-bobamente-tierna (pero tampoco amenazante ni darkgótica, fans de El Cuervo, de Tim Burton y de Matrix abstenerse a menos que puedan controlar sus impulsos, tampoco queremos superhéroes ni personajes de novela negra) de El Ratoncito Pérez, con base en las siguientes

CONSIDERACIONES


1. Las hordas de la charlatanería organizada están desatadas en el sufrido mundo hispanoparlante. Especialmente en la sufrida tierra de Antonio Machado, los agujeros, (los que usan agujas para sus ritos curanderistas pues), los homeópatas (con todo el dinero de Laboratorios Boiron detrás, que según hemos averiguado es mucho ya que proporcionalmente tienen más beneficios sobre la inversión que cualquier farmacéutica codiciosa de las de verdad) y otros brujos, sanadores esotéricos, holistas de pocas luces y curanderos autoproclamados han emprendido una ofensiva para ser "reconocidos" en la seguridad social, obtener aceptación gubernamental y conseguir que se les conceda oficialmente el derecho de aferrarse a cuatro patas de una ubre del estado para mamar tranquilos in saecula saeculorum, amén.

2. No queriendo quedarse atrás, los "paranormaleros", "misteriólogos" u "ocultistas perfumados" que dicen "investigar misterios" con el noble propósito de escribir libros y revistas absolutamente inútiles, han aprovechado el asunto para exigir que se instituya oficialmente la carrera universitaria de "paraciencias" o de "parapsicología", con subsidios del gobierno (perobutofcourse) y el reconocimiento oficial correspondiente para poder darse lustre y evitar que se metan a estudiar sus "misterios" personas sin el título correspondiente (como el autor de este blog descarriado y otros metomentodo, que intrusa e impunemente se metieron a husmear y provocaron la ruina del rentable embuste de los fantasmas de las niñas supergigantes de Ávila, negociete cuyos despojos andan por los suelos dando pena). En resumen, los enigmatólogos y profesionales de la ignorancia quieren el monopolio para no sufrir una competencia que los pueda dejar con el trasero librado a las inclemencias de los cuatro vientos, además de cobrar de los dineros de todos en la forma de sabrosos subsidios, en cátedras, academias y otras cosas.

3. La forma más inmediata de criticar estas propuestas y el riesgo que reperesentan para el erario, para la educación científica y, especialmente, para la salud de las víctimas de los curanderos es la argumentación razonada, las cartas abiertas con firmas a tutiplén, la demostración de los delirios de las propuestas que se están presentando sin respeto alguno a la decencia mínima, y la exigencia insistente, tenaz, tozuda y mula de que prueben que curan antes de meterle la ansiosa y grande mano a las jodidísimas arcas comunales. Se hará, se está haciendo y servirá como servirán muchas otras iniciativas.

4. Este blog, que no tiene ninguna reputación qué perder ni a nadie a quien darle cuentas como no sea a sus lectores, ha determinado, por la libre y por sus puros désos, retomar la aproximación del Flying Spaghetti Monster. Al efecto, con el personaje objeto de este concurso representado por las obras ganadoras, se lanzará en una campaña nacional, internacional y metagaláctica para luchar legítimamente y con todos los medios legales a su alcance para que se reconozca oficialmente la existencia del Ratoncito Pérez y que se admita en el Consejo de Ministros que hay suficientes evidencias sobre él como para justificar que se le dedique un presupuesto jugoso como un chuletón a la plancha.

5. Para ello, el propio Señor Pérez swe dirigirá a los medios para señalar que las evidencias sobre su existencia son cuando menos iguales, si no superiores, a las que se ofrecen sobre otras propuestas desvergonzadamente planteadas ante las autoridades (y las autoridades van cayendo). Si el gobierno piensa dar dinero para promover propuestas que no se han demostrado científicamente, los ratoncitoperezólogos del mundo exigirán un trato igualitario.

6. Para ello, se levantará el velo de ninguneo que la conspiración de las conspiraciones han arrojado sobre la medicina ratoncitoperezológica que, basada en las más antiguas y sólidas tradiciones egipcias, medievales y de la medicina bíblica, merece ser tratada como cualquier otra "medicina natural complementaria bioenergética tradicional", con su respectiva facultad de medicina ratoncitoperezológica y la contratación de médicos ratoncitoperezológicos en los hospitales del estado.

7. Para ello es necesario que los creadores visuales le den vida y cuerpo al Ratoncito Pérez del Siglo XXI (golpe de sintetizador y coral de monjes budistas zumbadísimos de incienso).

BASES LUNARES SECRETAS DEL CONCURSO


8. La recreación artística del Ratoncito Pérez que se proponga a concurso debe ser la de un ratón serio, empeñado en una misión seria: conseguir todos los dientes de leche posibles para su misión secreta, además de dar alegría a los niños humanos que le dan su tesoro, pagándoles en efectivo (mucho más de lo que hacen los corsarios de las naves del misterio, que más bien cobran).

9. El diseño inicial del Ratoncito Pérez del siglo XXI deberá presentarse en formato digital, en imagen de 900x600 o superior, color de 24 bits, en formato .jpg de alta calidad (11-12 en Photoshop) adjunto a un correo electrónico en el que se señalen las características principales propuestas para el personaje y el nombre, dirección, identificación y datos de contacto del autor, así como expresando el compromiso de realizar los originales del premio en el tiempo asignado para ello y jurando que lo suyo no es plagio alguno, sino que es su obra personal y original 100%. El correo electrónico y el archivo deberán enviarse a ratoncitoxxi@gmail.com

10. La fecha límite de entrega de los originales sometidos a concurso será el 30 de abril de 2006. Así que a trabajar rapidito.

11. Un jurado absolutamente imparcial y de total confianza, formado por el autor de El retorno de los charlatanes y los amigos que tenga a mano, analizará las candidaturas y seleccionará al mejor.

PREMIOS (pocos pero con buena voluntad)


12. El ganador del concurso obtendrá el derecho EN EXCLUSIVA de dibujar entre 5 y 8 poses del personaje en acción, que se indicarán oportunamente, incluyendo fondos, escenografía, vestuario y props.

13. El ganador obtendrá igualmente el derecho TOTAL de ceder a este blog el uso irrestricto, ilimitado, ad perpetuam y en todo el mundo del personaje, con derechos íntegros de reproducción.

14. La organización, munificentemente, cederá al autor el derecho de comercializar, difundir y desarrollar su personaje sin pagarle al blog en cómics, pósters, dibujos animados, animación para la pantalla grande, material de merchandising y otros derechos subsidiarios que puede cobrar a dos manos, comprometiéndose únicamente a mantener los principios de acción que norman al personaje.

15. El ganador tendrá el derecho de seguir colaborando sin cobrar en el desarrollo del personaje, si se le da la gana.

16. Además, el ganador obtendrá un bonito diploma virtual de primer premio de El retorno de los charlatanes, mismo que probablemente no sirva para un pijo.

17. El ganador recibirá además la invitación a comerse una fabada auténticamente asturiana con compango completo (como para una siesta de cuatro días), regada con vino de Rioja o un pollo grande con mole poblano auténtico (incluye ajonjolí) regado con Coronitas (siesta de similares dimensiones), en una comilona a celebrarse en la residencia del autor de El retorno de los charlatanes, en Gijón, Asturias, el día que se le dé la gana venir.

18. El crédito del ganador será incluido en todas las reproducciones del Ratoncito Pérez Siglo XXI que haga el blog o los madios relacionados con él, y el autor tendrá derecho a la inclusión de sus datos biográficos y de trabajo en el propio blog o el sitio Web que se lance para la campaña: "El Ratoncito Pérez: ¡por el fin del silencio cómplice!".

19. Los no-ganadores serán clasificados en dos grupos: grandes finalistas y semifinalistas. A los semifinalistas se les darán las gracias. Los Grandes Finalistas tendrán derecho a que su propuesta se incluya en la galería del "Álbum de Familia del Ratoncito Pérez", con el crédito correspondiente, y también se les darán las gracias.

(Todo lo anterior es una forma de decir que no tenemos dinero y pedimos la solidaridad de los creadores, porque de otro modo, esto no va, que no somos ni Milenio Cero ni Tercer Año ni Más Allá de los Enigmas está el Dólar. ¡Pero podemos ofrecer la fama!.. Bueno, no, tampoco. Sólo el gusto de ayudar en la campaña.)

20. Todo lo que no esté contemplado en esta convocatoria lo decidirá el autor de El retorno de los charlatanes, cuidando de tomar las decisiones un día que no esté de muy mala leche, para ser ecuánime, pues.

A 7 de abril de 2006, año del Glorioso Regreso del Ratoncito Pérez.

El retorno de los charlatanes
Mauricio-José Schwarz Huerta

abril 03, 2006

Stanislaw Lem y Trofim Lysenko

(Nota: Revisado a las 13:30 del 3 de abril.)

Stanislav Lem
(Foto cortesía de su secretario Wojciech
Zemek, vía Wikimedia Commons)
Entre los aficionados a la literatura de ciencia ficción, la muerte de Stanislaw Lem el pasado 27 de marzo ha representado un duro golpe, tratándose de uno de los pocos verdaderos clásicos del género y un escritor que se vuelve entrañable para el lector con gran facilidad.

Algo que yo, aficionado a los libros de Lem pero poco enterado de su biografía no sabía, y que trajo a colación Filiberto López en la lista de correos "Comunidad CF" es el cruce que tuvo Lem con el singular embaucador Trofim Denisovich Lysenko.

Para apreciar la anécdota, sin embargo, debemos saber quién era el "Camarada Lysenko".

Lysenko, un charlatán oficial


Trofim Denisovich Lysenko fue un hijo de campesinos al que la revolución soviética le dio oportunidad de estudiar agronomía en el Instituto Agrícola de Kiev, de donde salió a trabajar a Azerbaiyán. Allí, en 1927, afirmó haber"descubierto" un método para fertilizar el campo sin fertilizantes y que había "demostrado" que se podía obtener una cosecha invernal de guisantes o chícharos en Azerbaiyán. Era mentira, pero para cuando se vio que era una mentira, Lysenko ya tenía otros milagros listos para halagar a la prensa y a los líderes soviéticos.

Trofim Denisovich Lysenko
(Foto D.P. Sovfoto, vía
Wikimedia Commons)
Lysenko sabía poco de herencia y genética, pero creía en la evolución según la teoría lamarckiana.

Jean-Baptiste Lamarck fue un brillante naturalista francés de fines del siglo XVIII y principios del XIX que fue uno de los primeros que postularon la idea de la evolución de las especies, y, a falta de datos bastantes y un esquema metodológico amplio, propuso la hipótesis de que la evolución se realizaba mediante la herencia de los caracteres adquiridos, es decir, que si un animal estiraba el cuello para comer follaje más verde, su descendencia tendría cuellos más largos que el progenitor, y este proceso, al paso del tiempo, hacía que aparecieran las jirafas. Experimentos posteriores demostraron que los caracteres adquiridos no se heredan, y tres décadas después de la muerte de Lamarck, Darwin, admirador del francés, propondría una teoría de la evolución acertada, basada en la variación natural de las especies.

Pero Lysenko no aceptaba tal idea, ni la genética de Mendel ni cosas de biología, fisiología y química que no entendía ni quería entender. Y, dado que sus supuestos logros eran del agrado de los dictadores de turno, pronto subió en las filas del partido, hasta convertirse en uno de los favoritos de Stalin. Sus teorías sobre cómo obtener cultivos abundantes y en clima adverso incluían algo que llamaba la "vernalización" y que incluía, entre otras prácticas sin bases, enfriar los granos antes de plantarlos "para que crecieran en clima frío", práctica antigua de los campesinos rusos que no podía ser extrapolada a otras acciones, pero lo fue, así como formas de hibridización irracionales que se caracterizaron por no dar resultado, pero su capacidad demagógica con los campesinos tampoco era algo que quisiera desperdiciar Stalin.

Lysenko era fiel, era un campesino, un trabajador, un ideal soviético, y sabía endulzarle la oreja a los poderosos. Pronto, en las escuelas soviéticas se enseñaban cosas como la siguiente, citada por un ruso de sus libros escolares: el gen es una parte mítica de las estructuras vivientes que en las teorías reaccionarias, como el Mendelismo-Veysmanismo-Morganismo, determina la herencia. Los cientificos soviéticos bajo el mando de Lysenko probaron científicamente que los genes no existen en la naturaleza.

Tales pruebas eran como las "pruebas" que arguyen diversos charlatanes y vendedores de humo para convencer incautos de que ciertas proposiciones son reales, como la "energía piramidal", los "chacras", la "telepatía", la "homeopatía" y, claro, las "fantasmas" en fotos trucadas.

De hecho, las propuestas de Lysenko se aplicaban por decreto, sin haberlas probado científicamente, en el campo soviético.

Lysenko tenía lo que más quieren los charlatanes, y lo que menos se les debe conceder: poder. Los genetistas de las repúblicas soviéticas se vieron ante la disyuntiva de renegar de la ciencia o ser víctimas de la furia de la dictadura.

Como un adelanto de los charlatanes que en el futuro (en estos días, pues) habrían de aplaudir a quien viaja mucho y denigrar a quien critica las tonterías del viajero con base en conocimientos, hechos y datos, en 1929 Stalin dio un encendido discurso privilegiando la "práctica" por sobre la "teoría", una jugada antiintelectual según la cual la visión del partido era más importante que la "ciencia", y el ir al campo y hacer cosas (aunque fueran inútiles o descabelladas) era mejor que estudiar cosas raras en un laboratorio.

Para 1935, al frente de la Academia de Ciencias Agrícolas de la URSS, el camarada Lysenko procedió a hacerse cargo de la expulsión, encarcelamiento y muerte de literalmente cientos de científicos cuyos conocimientos no eran del agrado de Lysenko, de Stalin, del partido.

El más importante biólogo soviético y padre de la genética rusa, además de feroz crítico de Lysenko, Nikolai Vavilov, murió en las cárceles de la policía política, la NKVD, en 1943, después de tres años de confinamiento por orden de Lysenko. La genética desapareció como disciplina en la URSS y la biología, la herencia y la medicina se vieron contaminadas con las ideas descabelladas del camarada Lysenko.

Esto no era, ni con mucho, inocuo ni se limitaba a una tragedia para algunos cientos de científicos y para la "academia" que los antiintelectuales y anticientíficos de hoy detestan tanto. Las prácticas obligatorias de las delirantes propuestas de Lysenko, junto con la colectivización forzada del campo que implantó Stalin, fueron responsables de hambrunas varias.

Las "ideas" de Lysenko no sólo prendieron en la URSS, sino que fueron retomadas por el gobierno chino, con ese antiintelectualismo que caracterizó a Mao Zedong (hoy Mao Tse Tung), y la misma receta soviética (colectivización por decreto y lysenkoísmo) fue lanzada por Mao como "El Gran Salto Adelante" con el mismo resultado multiplicado: la terrible hambruna china de 1958-1961 que mató a entre 30 y 40 millones de personas, más de los que había perdido la URSS en la Segunda Guerra Mundial. En 1961, algunos miembros del gobierno chino se rebelaron a las ideas de Mao y ordenaron el abandono de sus políticas en diversas provincias, deteniendo así la hambruna. El bueno de Mao, rencorosillo él, esperó unos años, apostó al olvido, fortaleció su poder... y en 1966 lanzó su gloriosa "Revolución Cultural" que mató a muchos de los que detuvieron la hambruna, además de matar o convertir en trabajadores manuales a numerosos pensadores, académicos y científicos... el sueño de un Íker Jiménez o un Bruno Cardeñosa, vaya.

Lysenko mantuvo el poder por encima de sus millones de víctimas, llegando a afirmar que podía convertir el trigo en centeno y la cebada en avena... si de mentir se trata...

A la muerte de Stalin, Kruschev mantuvo a Lysenko en su puesto, pero empezó a haber críticas permitidas por la "desestalinización" emprendida por Kruschev quien, además, como campesino que era él mismo, sabía que las ocurrencias de Lysenko no se habían traducido realmente en cambios benéficos para la agricultura soviética.

En 1964, el físico nuclear Andrei Sakharov, hoy Premio Nobel, dijo finalmente en la Asamblea General de la Academia de Ciencias que Lysenko era: responsable del vergonzoso atraso de la biología soviética y de la genética en particular, de la divulgación de visiones seudocientíficas, de aventurerismo, de la degradación del aprendizaje y por la difamación, despido, arresto, incluso muerte, de muchos científicos genuinos. Lysenko fue destituido, pero no se le criticó oficialmente ni dejó de ser "verdad consagrada por el gobierno" sino hasta la muerte de Nikita Kruschev, en 1965, cuando una comisión oficial fue a investigar su granja experimental, demostrando que no tenía ni una gota de ciencia por ningún lado. Finalmente, Lysenko cayó en desgracia.

Trofim Denisovich Lysenko murió en 1976. Su legado vive en el alma, las acciones y los argumentos de todos los charlatanes del mundo.

Stanislaw Lem, la ironía y la resistencia


Stanislaw Lem, al parecer, realmente queria ser médico.

Nacido en Lvov, Polonia, el 12 de septiembre de 1921, el joven Lem tuvo que interrumpir sus estudios de medicina a raíz de la invasión nazi. Durante la ocupación de su país, estuvo activo en la resistencia polaca, ocultando su origen judío (aunque fue criado católico y se consideraba ateo). Terminada la Segunda Guerra Mundial, Lvov quedó como parte de Ucrania y Lem fue a Cracovia, Polonia, decidido a terminar su carrera como médico.

Pero, bajo control soviético, la universidad de Cracovia había adoptado las ocurrencias de Lysenko, y Lem pronto se ocupó de satirizar al agrónomo soviético en una revista científica y, finalmente, en los exámenes finales de medicina se negó a dar las respuestas "correctas" (es decir, las respuestas consagradas por el Lysenkoísmo oficial soviético) a sabiendas de que eran falsedades. Así, nunca se recibió de médico.

Por suerte para los lectores, Lem se dedicó a trabajar como asistente de investigación en un laboratorio y a escribir, dándonos joyas como La Investigación (que se refiere a una serie de desapariciones de cadáveres que se presenta como "fenómeno paranormal"), Solaris, Los relatos del piloto Pirx, La Ciberíada, Manuscrito Hallado en una Bañera y los relatos del astronauta Ijon Tichy.

A mis ojos, la decisión de Lem de oponerse a la enseñanza de basura seudocientífica, por políticamente correcta que fuera en su contexto, por conveniente que fuera para él simplemente fingir que no pasaba nada, por razonable que fuera "dar las respuestas que quieren y ya después, titulado, combatirlas", el acto de rebeldía de Lem lo convierte hoy más que en un escritor enormemente original, disfrutable y magistral, en un hombre consecuente con la razón y dispuesto a no admitir la irracionalidad, el pensamiento mágico y la tontería popular como guías de su conducta.

Lem me recordó a otro genuino socialista, Yevgeny Zamyatin, autor de Nosotros la primera novela antiutópica, en que se inspiraron George Orwell para su Mil Novecientos ochenta y Cuatro y Aldous Huxley para su novela Un Mundo Feliz, y quien se atrevió a pedirle a Stalin permiso para salir de su país con el derecho a volver en cuanto sea posible en nuestro país servir a las grandes ideas de la literatura sin temer a hombres pequeños.

¿Qué hará nuestra sociedad con sus Trofim Denisovich Lysenko de hoy, con los acupunturistas y los homeópatas que luchan por hacerse de una parte de nuestro dinero de la seguridad social, presionando con asuntos extracientíficos a diputados y otras autoridades, encumbrados no por la dictadura de un Stalin, sino por el monopolio de los medios de comunicación?

Ojalá sea como Stanislaw Lem.

Pero, claro, los que actuaron como Lem eran la minoría.